publicado por: Aurora García Alcalde

Aurora García Alcalde¿Cuántas veces hemos dicho esta frase?. A veces sólo nos creemos las cosas que nos cuentan cuando las vemos con nuestros propios ojos. Y sólo una vez que lo hayamos visto damos credibilidad a las historias, concediéndolas, entonces, el título de VERDAD ABSOLUTA E IRREFUTABLE.

Pues bien, nuestros propios ojos nos pueden engañar con lo que ven, y hacernos estar confundidos en la realidad que creemos. Tenemos que abrir nuestra mente mucho más allá, ampiar nuestros horizontes y preguntarnos por qué otras personas ven, de lo que nosotros creemos UNA REALIDAD OBVIA, otra cosa diferente. Sólo así podemos percibir otros puntos de vista, entender otras explicaciones y crear una realidad mucho más completa dentro de nuestra cabeza. Ante diferentes puntos de vista, quizás todos tengan razón, y si es así ¿CUANTAS REALIDADES HAY?

Vivimos la realidad que interpretamos. ¡Cambia tus interpretaciones y cambiarás las experiencias de tu vida!

Al hilo de esto, el otro día fuí a visitar el jardín de estatuas que está junto al Museo de Arte en Washington y me encontré con algunas obras de arte muy curiosas.
Aurora García AlcaldeLa primera que me llamó la atención fué una escalera y enseguida el pensamiento que me vino fue " pues vaya obra de arte ponen aquí, sólo es una escalera". Pero una vez en frente de la obra, la rodeé para verla desde otras perspectivas y absolutamente mi interpretación cambió. !Juzgad vosotros!

Aurora García Alcalde

Me eché a reir cuando comprobé que realmente se trataba de sillas . Y sólo cuando ví la obra desde todos los puntos de vista pude tener la verdadera imagen de la misma.

Aurora García Alcalde







Seguí andando por el jardín y, de repente, ví a lo lejos una figura que poco tenía que ver con el resto. Se trataba de una casita de colores.
Aurora García Alcalde
No llamaba la atención su originalidad, sólo era una casa, pero sí sus colores y el hecho de que, a mi parecer, poco tenía que ver con el arte.
Aurora García AlcaldeMe acerqué a verla entonces me dí cuenta de que realmente no se trataba de una casa, sino de 2 paredes puestas en un ángulo tal que conseguía engañar al ojo humano, con un cambio de efecto óptico. ¿Increible, verdad?


¡CONTRASTA TU PROPIA REALIDAD! , quizás te sorprendas.....